Flamencos bajo la lluvia

De camino hacia la laguna de Manjavacas el día se iba cubriendo de grandes nubarrones, como si de tanto como pesaran se fueran a caer sobre la tierra. Al llegar a la laguna, el cielo se hizo casi de noche y sus aguas se vistieron de un gris tan oscuro como las nubes que estaban a punto de reventar. En el horizonte ya se podía percibir una cortina de agua que parecía acercarse a la laguna. La numerosa colonia de flamencos permanecía tranquila, y sus cuellos doblados hacia el agua traducían que estaban ocupados en alimentarse filtrando el agua con su especializo pico.

Quienes pusieron a todos en alerta de lo que allí iba a suceder en muy poco tiempo fueron los alborotados vencejos, que en segundos, aparecieron como un enjambre de abejas, sobrevolando el camino y los bordes de la laguna. A pesar de su número, fotografiarlos me resultó harto difícil, por sus rapidísimos movimientos y por ese coincidir la noche de su color con la oscuridad del cielo.

P1090620-2000

Enseguida comenzó a caer la lluvia, así que mis pasos y las ruedas del coche se dirigieron hacia la caseta de observación, donde pude cobijarme de la fuerte tormenta. El viento arreciaba y las tranquilas aguas de la laguna oleaban hacia las orillas y salpicaban devolviendo al aire las gotas que las sacudían. La mayoría de los flamencos esperaban pacientes.

.P1090708-M-2000

Y cuando cesó la lluvia y caminar por los caminos era un deslizarse peligroso, los flamencos  comenzaron a atusarse las plumas y a abrir y cerrar sus alas.

P1090759-R-2000

P1090777-M-2000

Después, algunos de ellos decidieron abandonar la laguna, lo que a cotinuación desató el fervor de sus congéneres y se sumaron a la huida.

P1090796-2000

Nombre científico del flamenco: Phoenicopterus ruber. F. Fenicoptéridos.

Anuncios

8 pensamientos en “Flamencos bajo la lluvia

  1. Este año ha sido venturoso para todos los humedales, han vuelto a recuperar la vida perdida y para todos aquéllos que disfrutamos con la vida en la Naturaleza, es un privilegio. ¡Bendita pues la tormenta que le aporta más agua a la laguna! ¡Y estas maravillosasa fotografías!

  2. Preciosas fotos, Isabel, qué suerte poder ver así a los flamencos. En la última, que me ha encantado, parece que también se observan avocetas, ¿puede ser? Un fuerte abrazo.

  3. Preciosa secuencia del comportamiento de los flamencos ante la tormenta. El fondo oscuro del cielo realza el colorido de los flamencos y el blanco y negro de las avocetas y cigüeñuelas en el agua (última foto). Me ha gustado mucho.

  4. Gracias a todos por vuestra compañía y acertadas opiniones. Pilar, haces una pregunta que, como buena observadora de la naturaleza y sabedora de mucho de ella, creo que ya te sabías la respuesta. No obstante, Bensa te lo ha confirmado, son avocetas y, entre ellas, también hay cigüeñuelas como también dice.
    Ambos tipos de aves tendrán su espacio dedicado en este Blog, pero puedo adelantaros que el número de ellas y, muy especialmente de avocetas, era ese día impresionante.

    Un abrazo sincero.
    Isabel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s