Scarites

P1080430-M-2000

Scarites es un escarabajo al que no sólo le gusta alimentarse de insectos, sino de caracoles como el que se puede ver en la imagen y que reposaba, al mediodía, oculto en el interior de su concha y adherido a la base de una de las pequeñas plantas de la duna. Una vez que lo despegó de ella empezó a zarandearlo como si quisiera jugar con él. Nada más lejos de ello, ya que el caracol resultaba ser un excelente bocado y lo que estaba haciendo era intentar sujetarlo con una de sus potentes mandíbulas –cosa que consiguió clavando una de ellas en el ombligo de la concha-, para proceder con la otra a sacar su contenido. Me recordaba a un humano intentando comerse un bígaro.

Lo que son las cosas, cuando dejé a Scarites entretenido con los menesteres de su alimentación, a pocos metros de él me encontré con un congénere muerto. Estaba boca arriba, y de él muestro una imagen de la parte anterior de su cuerpo, donde se pueden apreciar, además de las antenas y una pata, las piezas de su característico aparato bucal “masticador”.

P1080519-2000

Nombre científico: Scarites sp.
Familia: Carábidos. Orden: Coleópteros. Clase: Insectos.

Las fotografías están sacadas en la duna de L’Aigua Morta (Oliva, Valencia).

Anuncios

4 pensamientos en “Scarites

  1. Estos bichitos suelen resultarnos repelentes, pero me pregunto, Anónimo, ¿si ellos pudiesen hablar o expresarse de algún modo, cómo nos verían a nosotros? ¿monstruosos? arrogantes? destructivos, groseros.?
    Isabel, yo me acuerdo del escarabajo de la patata que con sus rayas oscuras y el cuerpo rechonche y claro, algo ocre, me recordaba a las mariquitas.

  2. Bichos feos y repelentes, realmente en este mundo nuestro lo hay a montones porque depende de nuestros ojos, de nuestra mirada hacia ellos. La belleza y la fealdad son siempre relativos. Bajo la lupa o el microscopio, cundo se los estudia, la dimensión de la fealdad del “bicho” desaparece. Al menos eso me ha ocurrido siempre a mí en cuanto me sumergía en los detalles y en los por qué del mundo de los aumentos.
    No sé como nos verán ellos, Popota, pero está claro que se fían muy poco de nosotros pues todos los animales nos huyen… ¡por algo será!

    Como siempre, muchísimas gracias por acompañarme y regalarme vuestras opiniones.

  3. Es cierto que algunos de estos escarabajos resultan rechazados a primer golpe de vista. La realidad es que en el mundo animal la belleza, en ocasiones , queda oculta. Ese imponente aparato bucal es una maravilla si aplicamos la física de la palanca. No sabía que los caracoles estaban en la dieta de Scarites. Me ha gustado mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s