Quitameriendas

IMG_9867-2000

Antes de que el otoño oficial haga hoy su entrada a las 10 horas y 44 minutos, hora exacta anunciada por los científicos especialistas, en la naturaleza hay “gestos” que anuncian con antelación su llegada y que son conocidos muy bien por las gentes del campo.

Quien en estos días nos ha avisado del cambio estacional es el florecimiento de Merendera montana, una pequeña planta bulbosa ampliamente extendida por nuestra península, tanto en los pastizales como en las praderas de llanos y montañas. Ello ha hecho que esta liliácea sea conocida con nombres – incluso el científico-, que expresan lo que suponía el comienzo del mes de septiembre para campesinos y pastores: quitameriendas, merenderas o espachapastores, hacen referencia a la supresión de la merienda por el acortamiento del día y al adelantamiento de la hora de la cena.

Los tépalos de estas flores no están soldados entre sí y recuerdan a largas uñas con una buena manicura hecha. Sus colores oscilan del rosa al morado, pasando por el púrpura, y con sus partes basales de color blanco.
Su presencia pone una nota de color y vida al pajizo suelo agostado. Y sus llamativos estambres amarillos suponen un festín para los insectos polinizadores en el yermo paisaje floral.

P1160751-2000

Anuncios

5 pensamientos en “Quitameriendas

  1. Qué chulas las fotos, Isabel.
    A este “azafranucu borde” como lo llaman en la aldea, también yo lo he retratado. Nos decían que era malo, que no lo cogiéramos y que las vacas no lo comían. Cada año a principios de diciembre cuando voy al pueblo lo encuentro aorillado en un par de prados bastante soleyeros. No puedo por menos que sonreírle, pues me trae recuerdos muy buenos de la infancia.
    Malas o no etas florucas son muy bonita y no pasan desapercibidas, además ya veo que son mensajera del tiempo. Por lo visto no sólo anuncian el otoño, a mí me llevan al pasado.
    Muy bueno lo que cuentas sobre ellas.

    • Parece ser que toda la planta, excepto las flores, contienen alcaloides tóxicos (colchicina) y de sus efectos saben muy bien los herbívoros, que la evitan.
      “Azafranucu borde” ¡qué bonito! Un nombre más para añadir a los numerosos nombres con la que se conoce.

  2. La Naturaleza es tan sabia que nos avisa de los cambos que se avecinan. En estas tierras orensanas abundan en esta época y, como bien dices, ponen esa nota de color que nos hacen sonreír ante un paisaje agostado. !Qué lástima que los incendios acaben con estas maravillas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s