Pelea de hormigas

Cuando percibí entre las piedras del camino que dos hormigas soldado se estaban peleando, me detuve a ver en que terminaba todo aquello. Cuando comencé a fotografiarlas no esperaba que entre ellas se escondiera la causa de su disputa, que sólo pude comprobar cuando comenzaron a separarse.

En el fragor de la pelea

En el fragor de la pelea

Fue una auténtica sorpresa comprobar, cuando se separaron la primera vez, que el “objeto de deseo” era una hormiga obrera “minor”- la más pequeña de su casta- y que quien la tenía prendida de sus mandíbulas era el soldado que tenía dañado su abdomen.

IMG_7228-M-2000

Pero el otro no se dio por vencido y volvió al ataque. Esta vez logró arrebatarle la hormiga a su contrincante, que se dio media vuelta y dejó que el vencedor se llevara su “trofeo”.

Puedo imaginarme que la pequeña obrera que se encarga de recoger alimentos – a los de su especie les gustan especialmente las semillas-, se había alejado tanto del hormiguero que se había perdido, y que los dos bravos soldados –obreras mayores-, encargados de la defensa de la colonia, habían salido en su búsqueda para rescatarla. Y que como la vieron a la vez, se pelearon entre sí para regresar con ella al hormiguero y ser recibidos por sus congéneres con todos los honores.

IMG_7230-m-2000.
IMG_7233-M-2000

Necesito hacer uso de mi imaginación porque no pude hacer todo el seguimiento, pues el tiempo me apremiaba, y me quedé sin ver el final de la “película”, que no lo tengo muy claro, porque en alguna imagen parece que la pequeña intenta deshacerse de su “salvadora”.

Nombre científico: Messor barbarus. Familia Formícidos. Orden Himenópteros.             Clase Insectos

Fotografía tomada en el mes de junio en el Monte del Pardo. Madrid

 

 

Anuncios

6 pensamientos en “Pelea de hormigas

  1. Cuando veo a las hormigas siempre pienso ¡menos mal que no han crecido más! son unas auténticas fieras, porque aunque se alimenten de granos o semillas muchas de ellas, las condenadas pican o muerden. Hay unas en los prados o césped de los jardines que son unas pequeñajas insufribles. Las hormigas esas que llaman “de fuego” mejor no encontrarse con ellas.
    Isabel, a pesar de ser hormigas y tener tan buena fama de trabajadoras, como verás no les tengo ninguna simpatía. Pero me ha gustado mucho el texto que acompañan a unas fotos estupendas.
    Saludos

  2. Es un relato bonito con la duda de qué ha pasado previamente. Muy bonita la secuencia fotográfica, con las dos castas de hormigas muy bien diferenciadas. Y… pensando ¿al hormiguero llevan solo grano?

  3. A mí siempre me han fascinado las hormigas, esa jerarquía que mantienen en sus colonias, con sus grados de poder, estamentos.. y no sólo eso me llama la atención de estos insectos, sino que además eso de que entierran a sus muertos, me resulta muy curioso.
    Creemos que sólo el hombre es capaz de construir sociedades, pero que sean bichitos como estos los que lo hagan tan bien o mejor que nosotros, me resulta tremendamente llamativo.

    Por otra lado, como expone Mª José. Si las veo por casa, por supuesto que no se lo permito, sobre todo a las rubias, que pican y hacen unas ronchas tan grandes como las de las medusas.
    Las fotografías están geniales. Bien mirado, mira que son feas, pero qué bien lo hacen las condenadas,

  4. No sé si me creeréis, pero ya no duermo tranquilo en cuanto intuyo hormigas cercanas.
    Entre sueños o desvelamientos, las figuras humanas se transforman en hormigas y las hormigas no llegan a mostrarse humanas del todo.
    Menos mal que no hiciste todo el seguimiento, el final hubiera traído consecuencias.
    No habrás guardado alguna de esas hormigas en la cajita de música; si sale con un andante rabioso, vamos apañados.
    En fin, saludos y disfrutemos de la escenas de la naturaleza.

  5. Yo tampoco duermo tranquilo cuando intuyo hormigas en casa o cualquier otro bicho como las arañas o mosquitos. Antes de que ellos se apoderaran del medio urbanita en el que vivimos, nosotros invadimos el suyo, tengo que reconocerlo. Y dije que me molesta que entren los bichos en casa, como me molestan los grillos por la noche, los ratones de campo…¡cuando estoy en el campo!
    Lo de las hormigas es increible. Las fotos son muy demostrativas de lo que nos relatas.
    Saludos

  6. Increíbles fotografías Isabel. Por su tamaño pasan constantemente desapercibidas pero es uno de los grupos zoológicos más exitosos, pues han logrado colonizar practicamente todos los ecosistemas. Su jerarquización, reparto de tareas, solidaridad y capacidad defensiva la han convertido en una de las mayores familias en cuanto a población en el planeta.
    Lástima no haber podido saber qué paso antes y cómo acabó la historia pero, en cualquier caso, ha sido una secuencia genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s