Abubilla

Abubilla/ Hoopoe

La abubilla cruza el camino dejando paso  a su sombra.

La abubilla cruza el camino hacia la pradera dejando paso a su sombra.

Esta abubilla se paseaba, muy ufana, muy cerca del río Manzanares a su paso por el Parque Natural El Pardo (Madrid,) el 25 de diciembre con la sola compañía del sol de las primeras horas de la tarde. Por eso nos encontramos las dos, ella buscando comida y yo un rato de sosiego y alguien o algo que hiciera sonreír a mi cámara. Y la abubilla lo consiguió, por inesperada, por su belleza, por juguetona.
Volvimos a encontrarnos –o quizá fuera otra, lo mismo da- un par de veces más, ya en el mes de enero, antes de que el cielo se nublara y cayera sobre el lugar una nieve tímida. Después, vino el hielo.

Aquí el terreno está más blando y la abubilla sabe que debajo de su superficie se encuentra su alimento.

Aquí el terreno está más blando y la abubilla sabe que debajo de su superficie se encuentra la esencia de su alimento.

En su pico ya tiene una larva. ¡A comer! Parece una "perforadora", es incansable, introduce su pico una y otra vez y casi siempre saca un premio.

En su pico ya tiene una larva. ¡A comer! Parece una “perforadora”, es incansable, introduce su pico una y otra vez, y casi siempre, logra su objetivo.

Fui siguiendo sus pasos intentando que no me viera, pero yo creo que me tenía “fichada” pero que el hambre la podía. Hasta que quise acercarme más a ella y entonces huyó, pero no mucho, a un árbol cercano.

¿Qué pesada es! dice de mi la abubilla, que no deja de mirarme.

¡Qué pesada es! -dice de mi la abubilla, que no deja de mirarme.

Aprovecharé para atusarme las plumas, a ver si se cansa y se va.

Aprovecharé para atusarme las plumas, a ver si se cansa y se va.

... ¡Sigue ahí!

… ¡Sigue ahí!

La abubilla es un ave de tamaño medio, muy llamativa e inconfundible: cuerpo de color pardo-anaranjado, alas redondeadas y gran cresta –que puede desplegar en abanico- blanquinegras, y un pico muy largo diseñado para clavarlo una y otra vez en el suelo con el fin de extraer invertebrados -lo más común es que sean larvas y pupas de insectos- de los que se alimenta. Y cuando vuela, su aleteo recuerda al de una mariposa.

Nombre científico: Upupa epops. Familia: Upúpidos. Orden: Coraciiformes. Clase: Aves

La abubilla europea es una ave migratoria que en otoño se desplaza hacia lugares con inviernos más benignos, generalmente viajan al África subsahariana. En España se encuentran ejemplares invernantes y residentes o nativos, en lugares como el litoral Mediterráneo, Extremadura, Andalucía, Canarias e Islas Baleares. Y por lo que sabemos -y hemos podido comprobar- en Madrid ya es considerada como “residente”, porque los inviernos, ya no son lo que eran.

Anuncios

45 pensamientos en “Abubilla

  1. Wow!!! Isabel, soon I will be joining you on your bird adventures 🙂 🙂 Your shots of the bird are awesome. In Denmark it can be seen in the springtime 10 to 20. That’s all.
    All the best,
    Hanna

  2. !Qué reportaje más bonito, Isabel! Nos sigue sorprendiendo la sabia Naturaleza con esta osada abubilla en pleno invierno; nunca he visto una abubilla en estas fechas, ni aquí en Madrid, ni en Valladolid, que es mi tierra natal. Cada vez veo más aves que remolonean ante tan largos viajes y al fin se quedan, como cigüeñas, palomas torcaces, incluso codornices; a partir de ahora añado a la abubilla, que, por otro lado, siempre me ha llamado la atención cómo se las arreglará para tan largos viajes con ese vuelo tan lento y, en apariencia, cansino.

    Que tengas un hermoso fin de semana. Un abrazo

    • Muchas gracias, Ramón. Mientras las temperaturas sean benignas y ellas puedan conseguir alimento, son muchas, como bien dices, las que no emprenden viajes migratorios. Realmente es la primera vez que me encuentro con una abubilla por esta zona, pero eso no quiere decir que no haya más. En la Casa de Campo también está citada su presencia.
      Un abrazo y feliz domingo.

    • Seguro que en determinadas zonas verdes de Barcelona podrías verlas -lejos del gentío-, aunque por lo que he leído parece ser que ha disminuido bastante su población en los parques de la ciudad. Desde luego en primavera y verano, incluso se pasean por los campos de golf, fuente increíble de alimento para ellas.
      Saludos y gracias por tu visita.

  3. Yo creo, Isabel, que tienes una especie de imán para los animales, siempre te encuentras con un montón de ellos. Claro que a lo mejor los buscas y los demás no tenemos la paciencia suficiente para esperarnos a verlos, no sé…

    uenas fotos, como siempre.

    Un abrazo alado, de abubilla.

    • ¿Tu crees, Juan Ignacio? Los fracasos son muchos y esos no se ven ni se cuentan, je, je… Hay que salir al campo, es evidente; pero en los jardines que rodean nuestras casas hay muchísimos pajarillos -por hablar de aves-. Ya andan un poco revolucionadas, febrero está a la vuelta de la esquina y comenzarán a buscar pareja.
      Gracias, tu eres un estupendo fotógrafo, así que ánimo que el campo enseguida se llenará de sonidos y vida.
      Un abrazo de mariposa.

      • Estoy seguro de ello, Isabel. Aunque sé que detrás hay un gran trabajo, pero por los resultados obtenidos creo que puedes estar satisfecha, han merecido la pena. Y a nosotros nos encantan…!!!
        Estaré pendiente en febrero del despertar que nos comentas, a ver qué pillo por ahí. Ah, y gracias por lo de estupendo, así mi ego se dispara… 🙂

        Un abrazo.

  4. Muy bonita la lección de hoy. El que la sigue la consigue.
    Las fotografías, aunque a veces con suerte, pero hay que buscarlas.
    Por aquí veo algunas abubillas sobre todo con el buen tiempo.
    Felicidades !!

  5. Mmmmmmm, Sin Duda Un Gran Articulo. Grandes Recuerdos De La Infancia Cuando Las Podía Ver Por Pueblos Del Norte De León. Sin Duda Un Ave Muy Hermosa, Siempre Me Ha Encantado Esa Especie De Abanico Que Puede Desplegar En Su Cabeza. Una Vez Más Un Placer Seguir Tus Aportaciones… Un Saludo.

  6. Qué guapa la serie, con que gracia está comentada. Es curiosa esta abubilla, no la había visto nunca. Como buen pájaro volador no conoce las fronteras y no sufre del síndrome de Ulises al que hace referencia en su blog F.Javier Tostado. Qué corticos y estrechos de miras somos los humanos, verdad?
    Un besu

  7. Amiga querida, paso a visitarte para darte a conocer que te he nominado a un premio. Tú ya conoces bien de qué se trata; si puedes y si gustas te invito a pasar por mi espacio para hallar tu blog en la entrada. Abrazo inmenso.

  8. Me encanta la manera de presentar este ave. Preciosas las fotografías, sin duda un día con suerte que hubo empatía (como se dice ahora) entre las dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s