Bowood (1): El lago

En Wiltshire (Inglaterra) he podido visitar hace unos días, Bowood, una hermosa casa-palacio de estilo georgiano que cuenta con un entorno que es privilegio para cuantos aman la naturaleza.
La entrada de hoy la he dedicado a las vistas del lago, un oasis de paz y armonía para los sentidos.
Bowood is a Georgian country big house in Wiltshire, England.
Today’s post is dedicated to the lake, an oasis for the senses.

Click sobre las imágenes para una mejor resolución.   Click on images to view them larger.                                                          

0-p1030822-1100

Bowood House y lago desde el Templo Dórico. Bowood House and lake from the Doric Temple.

El día anterior a mi visita había llovido bastante sobre la zona, así que cuando llegué a este fascinante lugar el ambiente aún respiraba el vaho de una ligera bruma, y los efectos del otoño se hacían sentir en los cálidos tonos rojizos, ocres, verdes y dorados de la vegetación, y el frío gris de la amanecida.

2-p1030885-1100
Entre todas las aves acuáticas (Garzas, Cormoranes, Somormujos, Gaviotas, Ánades reales) que pude ver, destacaba una gran colonia de Gansos de Canadá (Branta canadensis), que tan pronto estaban en el agua como salían a darse un paseo por el campo.
There is a large population of Canada goose.

3-p1030751-1100
Al fondo de la imagen, en un claro rodeado por el bosque, se puede apreciar el Templo Dórico. In the picture you can see the Doric temple.

4-p1030853-1100 5-p1030708-1100
6-p1030707-1100

8-p1030855-r-1100

7-p1030801-m-1100

Espero que os haya gustado el lago en otoño. Gracias por acompañarme hasta aquí.
I hope you enjoyed the lake in autumn. Thanks for your company.

 

Anax parthenope

Blg1140242-2000

Horas del atardecer. El sol ilumina la acequia con sus rayos inclinados a cuanto la sobrevuela dejando ver nubes de mosquitos, algunos caballitos del diablo y  libélulas que de vez en cuando deciden reposar en la vegetación de sus orillas, como esta gran libélula Anax parthenope, de unos 7 cm de largo y unos 10 cm  de envergadura alar.

P1130750-M-2000

Imposible resistirse al atractivo de su figura en vuelo iluminada por los últimos rayos del sol: sus grandes ojos en los que domina el verde esmeralda, un tórax que se deja intuir parduzco,  los llamativos primeros segmentos del abdomen de un turquesa intenso (el primero de ellos amarillo) como el de las piedras semipreciosas, y el azul que decora el resto de los segmentos del  abdomen (en el caso de los machos, pues en las hembras suelen ser de color verde aceituna). Y, muy especialmente,  sus alas doradas cuando en ellas se reflejan los rayos de sol. Realmente las alas son hialinas, pero están ligeramente teñidas en un tono ahumado.

Excelentes y rápidas voladoras, parecen auténticos helicópteros de combate sobrevolando las aguas de la acequia para alimentarse de insectos, e incluso de otras libélulas de menor tamaño. Son muy territoriales, vuelan de una orilla a otra y trazan en ese ir y venir rutas casi repetitivas, con cambios de vuelo casi instantáneos cuando avistan una presa. Lo cual no impide que de vez en cuando se alejen de sus “hogares” y uno se las pueda encontrar en jardín de su casa.

P1130954-M-2000

Pareja en tándem. El macho sujeta a la hembra mientras deposita sus huevos en la vegetación sumergida.

Anax parthenope. Familia Aeshsnidae. O. Odonatos

Imágenes obtenidas en el campo de golf de Olivanova (Oliva, Valencia), a cuyo personal agradezco el acceso al mismo.