Herrerillo común

Ya nos hemos adentrado en un tiempo en que la naturaleza ha comenzado su reposo, e invita al reposo; muchos de sus pobladores del mundo animal y vegetal han terminado su ciclo vital, o están esperando en su dormir a que los días sean más largos y que el calor les despierte para abandonar su diapausa.

Los árboles y arbustos de hoja caduca han perdido sus hojas o están a punto de hacerlo, y con su desnudez, permiten que queden al descubierto esos pajarillos que tantos sonidos nos regalan en los meses de primavera y verano, pero que difícilmente se dejan ver por estar ocultos entre el follaje. Ahora, sin embargo, es la vista la que nos avisa de su presencia, aunque, bien es cierto, que nunca debemos dejar en abandono el oído para escuchar los escasos sonidos que emiten y que nos orientan hacia su destino.

Muchos de estos paseriformes son insectívoros, como le ocurre al herrerillo común; pero cuando llega el otoño y les comienza a faltar esta importante fuente de alimento, cambian su dieta por los frutos y las semillas característicos de este tiempo.

El herrerillo parece estar absorto en algo que le llama la atención, por fortuna para mí. La rama en la que se sujeta con sus poderosos dedos y garras está tapizada por un liquen de color naranja cuyo nombre científico es Xanthoria parietina.

El herrerillo parece estar absorto en algo que le llama la atención, por fortuna para mí. La rama en la que se sujeta con sus poderosos dedos y garras está tapizada por un liquen de color naranja cuyo nombre científico es Xanthoria parietina.

El herrerillo común, un paro que sólo mide unos 11-12 cm de longitud, es el único de su familia que luce un plumaje azul cobalto en cola, alas y píleo. Si a ello le añadimos el resto de colores que adornan su cuerpo y su diseño, el resultado final es bellísimo.

Este momento de acrobacia sobre el extremo de una ramita, nos permite ver con claridad el colorido del plumaje de su vientre y rostro.

Este momento de acrobacia sobre el extremo de una ramita, nos permite ver con claridad el colorido del plumaje que cubre su vientre.

Cansado de las piruetas, el herrerillo elige otra rama para otear el horizonte. Esta vez, creo que me mira a mí.

Cansado de las piruetas, el herrerillo elige otra rama para otear el horizonte. Esta vez, creo que me mira a mí.

Sí, descubrió mi presencia y decidió irse. Y yo, tan feliz, por los minutos que me dedicó.

Sí, descubrió mi presencia y decidió irse. Y yo, tan feliz, por los minutos que me dedicó.

Al herrerillo común le gusta permanecer fiel a su territorio, así que le podemos ver durante todo el año en bosques mixtos, de frondosas, en lugares ribereños arbolados, y en los parques y jardines de las ciudades.

Nombre científico: Parus caeruleus. Familia: Páridos